martes, 28 de septiembre de 2010

Valencia CF - Manchester United


Decía ayer David Albelda que, en su opinión, el Manchester United no era favorito en el partido de la segunda jornada de la Champions League que le enfrenta al Valencia este miércoles en Mestalla. Argumentaba que seguramente sí lo fuera para terminar como primero de grupo al final de la fase de clasificación; sin embargo, no pensaba que hubiera tal favoritismo en este partido en concreto jugándose como se juega en Mestalla. Yo, personalmente, estoy bastante de acuerdo con el tantas veces capitán de los chés. El Valencia, a día de hoy, no tiene motivos para sentirse inferior al Manchester United a 90 minutos, y menos en su campo.

El fondo de armario de Unai Emery es bastante profundo y compensado. Esto le ha permitido desarrollar una extensa rotación desde principio de temporada. En este sentido, la baja temporal de Ever Banega parecía un contratiempo importante para el equipo que, gracias al buen rendimiento del resto de mediocentros, se ha manejado perfectamente. Por ejemplo, Manuel Fernandes, jugador sumamente irregular y que este mismo verano ha tenido un pie fuera de la plantilla valencianista, firmó un encuentro bastante completo en la victoria a domicilio del Valencia ante el Sporting de Gijón el pasado fin de semana. Esto nos lleva a pensar que el vestuario se ha conjurado para hacer olvidar la huella de Villa y Silva, ejes en los últimos años, aceptando a la perfección la filosofía rotativa de su entrenador y la importancia variable de su rol a lo largo de la temporada.

Si analizamos la plantilla del Valencia, adivinamos a primera vista las múltiples variantes con las que cuenta el ex técnico del Almería, entre otros, especialmente en zonas ofensivas. Mata, Vicente, Jordi Alba, Joaquín y Pablo Hernández son todos ellos garantías para la banda, jugadores consolidados al más alto nivel y que se encuentran plenamente identificados con el club. Chori Domínguez, por su parte, es un comodín muy útil que, de momento, no ha alcanzado un buen nivel en la capital del Turia pero al que se le espera después de lo mostrado en tierras rusas. La pareja de delanteros, formada por Aduriz y Soldado, es tremendamente competitiva. Complementarios y sustitutivos, ambos arietes prometen una cifra solvente de goles y un trabajo sucio muy atractivo para la idea de Emery.

En mediocampo, complementariedad es el término a utilizar. Mehmet Topal y David Albelda son las escobas en el medio mientras que Banega, Tino Costa (gran comienzo) y Fernandes son los encargados de armar el juego, pudiendo prescindir sin problema del pivote defensivo en partidos donde haya que llevar la iniciativa. En defensa, David Navarro se consolida como un líder al que empiezan a escudar correctamente hombres como Maduro, Ricardo Costa o Dealbert, ninguno de ellos asentado aún por diversos motivos pero que conforman la zaga con eficiencia. En los laterales, Mathieu, Miguel y Bruno completan unas bandas de primer nivel. Inclusive Jordi Alba cumple de sobra en el lateral izquierdo. La portería no supone un problema actualmente dado el buen rendimiento de César. Falta ver cómo anda Moyá, principalmente.

Si bien el sistema que más repite Emery es el 1-4-5-1, bien con Soldado, bien con Aduriz arriba, contra el Sporting ya apostó por el 1-4-4-2 después de la gran aportación de ambos en los minutos con los que habían contado. La jugada le salió bien en el Molinón, campo siempre complicado, lo que no deja otra lectura que la de pensar que el sistema es igualmente válido y, por consiguiente, el Valencia un equipo más complejo de estudiar e impredecible para el rival.

El Manchester United, por su parte, cuenta con las bajas significativas de Rooney y Giggs, siendo sobre todo la primera de difícil reemplazo. Por otro lado, Berbatov arriba y Nani desde los costados han empezado la Premier League muy finos y se presentan como la principal amenaza de los ingleses. Si nos remitimos al plan habitual de Alex Ferguson para los partidos fuera de casa principalmente en Champions League, podemos esperar un Manchester United bastante retrasado en líneas generales cuyo planteamiento estará basado en el rigor defensivo y la efectividad al contraataque, con unos minutos iniciales intensos en agresividad y en ritmo para intentar sorprender y no ser sorprendidos.

No sé si estamos hablando del partido más atractivo de la jornada europea pero de uno de ellos sin duda. Yo confío en ver un encuentro con alternativas pero jugado en el terreno inglés. Ojalá Emery no se vea intimidado por la etiqueta del rival y salga sin excesivas reservas, apostando por un ataque desenfadado y vertical. Imagino que los chés van a tener sus oportunidades si no conceden ocasiones muy claras ante uno de los conjuntos más efectivos de cara a gol del continente.

martes, 14 de septiembre de 2010

Liga BBVA: El Bipartidismo (Jornada 2)

Tras una primera jornada en la que se cumplieron los pronósticos, es decir, el Barcelona ganó y convenció en la misma línea de la temporada pasada y el Real Madrid mostró que está por acoplarse, la Jornada 2 ha vertido nuevos detalles acerca de la trayectoria de los dos grandes del fútbol español y, por ende, de la Liga BBVA. Es muy temprano para hablar concluyentemente sobre cualquier equipo pero sí es cierto que la tendencia actual lleva a pensar que este año no habrá tanta desigualdad como el curso anterior o, al menos, récord de puntos.

El Real Madrid muestra ambición en su juego a partir de una solidez defensiva que, si bien no da los puntos de tres en tres, supone que no los pierdas y eso es una gran base sobre la que ir creciendo. De momento no genera muchas ocasiones ni tampoco muy claras pero se puede decir que ha controlado ambos partidos, más allá de la estética mostrada. La mejor y la peor noticia a la vez es que sus mejores jugadores en las dos primeras jornadas ocupan la misma demarcación: Canales y Ozil. Ambos han demostrado personalidad y son del gusto del Bernabeu; sin embargo, sus condiciones no son diferenciales aún y eso hace que el equipo eche de menos los goles de Higuaín y Cristiano Ronaldo principalmente. Además, el doble pivote complica mucho dar cabida a un sistema con ambos ya que, a pesar de ser jugadores móviles, no tienen capacidad física ni conceptos defensivos sólidos, con lo que habría una notoria desocupación de las bandas y las coberturas en los costados serían complejas colectivamente.

El Barcelona se llevó un buen disgusto ante el Hércules, en parte por el rigor defensivo y la eficacia arriba de los alicantinos, en parte por despistes propios, el primero y más grave no tomarse del todo en serio el partido. Guardiola reservó pero no fue el único, ya que los jugadores fueron los primeros en guardarse intensidad y concentración. Ninguno de los desequilibradores hizo un buen papel y eso hizo que la gente se acordara de que faltaba Xavi. Al descanso apareció para ayudar a embotellar a un Hércules que salió en la segunda mitad predispuesto a ello con toda la mala intención del mundo, mostrando en el 0-2 que el planteamiento de Esteban Vigo constaba de fase defensiva y de fase ofensiva, para los que quieran buscar comparaciones con el planteamiento de Mourinho en el Barcelona - Inter de Milán del año pasado. Lo mejor para el Barça, que son muy buenos y juegan de memoria. Lo peor, que los rivales se conocen el camino para complicarle las cosas y que Guardiola, una vez más, va a tener que reinventar la estrategia en busca de novedades que le permitan optar a todo con una plantilla relativamente corta.

Entre hoy y mañana, primer partido de Champions League para cambiar sensaciones. El Barcelona tiene a priori un partido sencillo ante un Panathinaikos al que sí se tomará como un rival complicado cuando toque viajar a Grecia. Leo en la prensa que Guardiola piensa salir con todo. Me cuesta adivinar qué es "todo" en este Barça donde al menos 14 jugadores son titulares naturales. El Real Madrid también inicia de local, en su caso ante el Ajax de Amsterdam, equipo que nada tiene que ver con el que deslumbrara a Europa años atrás pero que tiene opciones reales de pasar la fase de grupos y así quiere mandar un mensaje a Milán y Auxerre. Por otro lado, sin Luis Suárez ni Vertonghen tendrán muchas dificultades para puntuar en el Bernabéu.

El próximo fin de semana, FC Barcelona y Real Madrid tendrán que mejorar sensiblemente su imagen ya que esperan dos visitas complicadas al Vicente Calderón y a Anoeta, respectivamente, encuentros que alimentarán de nuevo el debate sobre la liga bipartidista (o no).

miércoles, 14 de julio de 2010

Movimientos en la NBA

Impresionante lo de este verano en la NBA. Un mercado de agentes libres que reúne un talento casi inigualable en la Historia de la liga está agitando, y de qué manera, la planificación de las franquicias tanto para la temporada que viene como para los años venideros. Armar un bloque que conforme un ciclo es la premisa, no dar tumbos. Éste es el objetivo de aquellos equipos en reconstrucción y que ven en esta situación prácticamente única la posibilidad de dar un salto de calidad importante y voltear la dinámica de la competición en los últimos años. La supremacía de Lakers y Celtics pasa a estar amenazada por un número de equipos aún sin confirmar, ya que el mercado sigue abierto y las operaciones con grandes jugadores también.

Apuntes de lo que está aconteciendo actualmente en la NBA:

1. La problemática de los Knicks. Se dio por hecha la contratación de Lebron James y la planificación estuvo demasiado condicionada a ello. Da la impresión de que no hay un plan B y que el equipo volverá a vagar por el desierto una temporada más, para desilusión del gran Mike D'Antoni. El traspaso de David Lee a Golden State Warriors conlleva deshacerse de su referencia interior y un paso atrás en el camino por volver a ser un conjunto importante en la liga.

2. La otra cara de la moneda: GSW. Han unido un trío, D. Lee - S. Curry - M. Ellis que a mí, personalmente, me entusiasma, sobre todo porque adoro a ese gran jugador que parece llevar dentro Stephen Curry. Con esta operación, se suman a la lucha por el Playoff, siempre tan caro en el Oeste.

3. Miami amenaza el bipolarismo Lakers - Celtics con un trío llamado a entrar en la Historia de la NBA: Lebron James - Wade - Bosh. La preocupación actual está en acompañarlos de la intendencia que siempre es tan necesaria para ganar el anillo. La marcha de Beasley a Minnesotta responde a este pensamiento. De momento, Ilgkauskas y la renovación de Haslem, buenas noticias para ellos. Falta un tirador, un base con rol secundario que aporte experiencia y algo más de chicha dentro.

4. Boozer a los Bulls es una gran noticia para ellos y para la Conferencia Este. La pareja interior que va a formar con Noah será referencia en la liga este año y liberará a un Rose que debe ganar en regularidad y ser el líder de este gran proyecto.

5. Los Jazz han movido rápido pieza y cubren la baja de su mejor hombre interior estos años con la incorporación de Al Jefferson, excepcional 4-5 al que sólo tienen que respetar las lesiones para formar un dueto brutal con Deron Williams.

6. Milwaukee se pone el disfraz de hormiguita y ata a Salmons, Gooden y Maggette, dando un paso más en su crecimiento en el Este.

7. El futuro de Rudy y Calderón, demasiado en el aire. Diferentes rumores les colocan y dejan de colocar en franquicias que ofrecen roles dispares para ellos. Lo que está claro es que un cambio de aire les beneficia, especialmente a un Rudy que ya no tiene sitio en Portland. Esperemos que resuelvan su futuro pronto para que no les pese la incertidumbre en el Mundial de este verano.

martes, 13 de julio de 2010

La España del Mundial de Sudáfrica 2010

La Selección Española de fútbol se ha proclamado Campeona del Mundo no sin poco sufrimiento, con toda seguridad con más que en la consecución de la Eurocopa. Una fase de grupos con rivales duros, correosos y poco vistosos que parecía más que asequible pero no auguraba un camino preciosista. El tropiezo inicial ante Suiza fue bastante duro aunque más por lo inesperado que por la forma, ya que España no generó muchas ocasiones pero es justo decir que dominó el encuentro y fue fiel a sí misma. Honduras resultó ser un trámite, por mucho que nuestros nervios nos hicieran pasarlo mal. Chile, por su parte, nos enfrentó con el planteamiento más interesante que España había recibido durante toda su andadura mundialista: líneas juntas y bien arriba, presión sobre el poseedor y eliminación de líneas de pase, agresividad colectiva y juego duro para tapar fisuras. España se encontró con un buen resultado pero no sería justo decir que fue netamente superior a una Chile que, recordemos, le secuestró la posesión a La Roja durante la primera parte. Al final los goles son siempre el condicionante más importante en el fútbol y cambiaron el desarrollo de un partido que terminó mejor de lo que pintó durante gran parte del mismo.

En los cruces la imagen mejoró. El equipo pareció dejar atrás el recuerdo del primer accidente ante los suizos y se reencontró a sí mismo. Portugal se fajó en la primera mitad sin apenas conceder oportunidades pero tampoco generó gran cosa. Esto permitió a España decidirse a ir a por el partido y, sobre todo tras la entrada de Llorente, encerrar a los lusos en unos 30 minutos finales que traían a la memoria sensaciones de la Eurocopa. Esos 30 minutos fueron lo mejor que le había pasado a la Selección hasta ese momento pero, a su vez, se convirtió en lo peor. Un gran Martino modificó el sistema habitual de Paraguay para ahogar la circulación de una España que no supo igualar el nivel de activación paraguayo durante gran parte del partido, tal vez contagiada de ese favoritismo que se la concedía a priori. En este caso, unos minutos locos con penalties y polémica arbitral sirvieron para despertarnos y hacernos atacar el resultado. Una vez más, Villa fue el goleador de un conjunto que caminaba hacia la Historia.

Alemania era el rival con mayúsculas, hasta tal punto que se empezó a considerar que, con Brasil ya eliminada, la Semifinal era sin duda el último gran escollo que nos quedaba. Se pensó que los de Low manejarían registros diferentes a los que habíamos tenido en frente hasta ese partido pero no resultó ser así. Una Alemania más tímida de lo normal, condicionada por la baja de Muller hay que pensar, no fue capaz de competir el mediocampo a los Busquets, Xabi Alonso, Xavi, Iniesta y (qué partidazo el suyo) Pedrito. Todos ellos firmaron su mejor partido colectivo y lideraron el recital español. El gol, tal vez algo tardío, del capitán Puyol es un guiño a la gran trayectoria de este jugador con el combinado nacional.

España se había plantado en la Final. Llovían los elogios y las apuestas se desequilibraban claramente a nuestro favor. Qué duda cabe de que los finales de partido, donde España siempre mejoró su imagen, estaba viciando el análisis, especialmente de la prensa más sensacionalista. España estaba a un paso de firmar la página más brillante del fútbol nacional; sin embargo, su camino había sido complicado y se alejaba bastante de la estética de la que se presumía. Pocos ratos de buen juego demostró La Roja en este Mundial, ésa es la verdad, por más que hayamos ganado en oficio y en resultadismo y seguramente haya sido ese cambio el que finalmente nos haya llevado a lo más alto internacionalmente. El sistema era estable pero no fijo. La disyuntiva en cuanto a la titularidad de Torres o no, así como entre sus posibles sustitutos, estaba abierta y tenía fundamento por ambas partes. La incertidumbre generaba dudas aunque el país mantenía el convencimiento por bandera. A posteriori es justo decir que Vicente del Bosque acertó en todo pero no lo es menos comentar que España se paseó por el alambre durante el campeonato. Generalmente, las primeras partes han dejado sensaciones bastante malas donde lo mejor ha sido las pocas ocasiones rivales. El cambio recurrente entre el 4-1-2-3 y el 4-1-4-1 volvía inestable al equipo, más cómodo cuando se reforzaba el mediocampo pero menos dañino.

Ante una Holanda previsible en cuanto a alineación y casi podríamos decir que a forma de jugar también, España sale bien pero lo efímero de ese esperanzador comienzo hace pensar que el partido no viene todo lo trabajado que debiera. En mi opinión, no salir con 2 delanteros fue seguramente lo más discutible, a pesar del gran partido de Pedrito en Semis, ya que la alineación y el sistema holandeses obstaculizan enormemente el juego entre líneas. Línea ofensiva experta a la espalda, doble pivote rascador que no quiere jugar ni que se juegue y defensa que sufre aculada y por arriba. Características que invitan a un partido jugado en pocos metros que penaliza enormemente los errores. Holanda, por lo tanto, se sabía que iba a ceder la iniciativa pero que no se iba a encerrar en su campo. Estamos de acuerdo en que Webb permitió demasiado en cuanto al nivel de las faltas y demás pero eso no esconde que España no tuvo circulación a partir del minuto 10 y que el equipo estuvo demasiado alejado de Villa. Apenas Pedro consiguió enlazar mediocampo con delantera en un par de ocasiones pero un jugador clave como Iniesta se mostraba francamente deslucido e inoperante.

En mi fuero interior se pedía a voces la inclusión de Llorente arriba para castigar a la pareja de centrales, liberar a Villa y sacar el partido de nuestro campo para meterlo en el suyo, con el fin también de aliviar una salida de balón que estaba siendo desactivada hasta el momento. Sin embargo, el técnico español tuvo que pensar que las tarjetas amarillas iban a penalizar la agresividad holandesa y prefirió no jugar esa carta y se centró principalmente en refrescar el mediocampo. Holanda comenzó a retroceder metros y el mediocampo español empezó a crecer. Tanto fue así que se confió demasiado y en una de ésas Sneijder conecta un eléctrico contraataque con Robben que acaba en el primer milagro de Casillas de la noche. La Oranje entonces se dio cuenta de que España era frágil con tantos metros detrás de la zaga y aceptó el juego de vivir en su campo, teniendo más al final otra muy similar el mismo Robben. La entrada de Navas apenas cambió nada salvo que las coberturas en ese lado del campo fueron más constantes por parte del doble pivote holandés e Iniesta, que había estado muy gris los primeros 60-70 minutos, pasó a recibir y asociarse más cómodo. De la mano de él vino la mejora del equipo en conjunto. Cesc fue el siguiente. Gran parte de la prensa advierte en este cambio la clave del partido. Yo, sinceramente, y coincidiendo en que su pase en el gol de Iniesta es perfecto y fundamental, no veo tal relevancia. El impacto de Cesc en el equipo no fue capital, como tampoco lo vino siendo en los anteriores partidos. Su capacidad de revulsivo fue menor que en la Eurocopa y que España ganara en posesión y en metros, en mi opinión, respondía más a la lógica del partido, al declive físico holandés, a la amenaza de expulsión en ellos especialmente y a que este plan les venía bien a ambos que a la influencia de Fábregas.

Finalmente, Fernando Torres ingresó por Villa en un cambio que se veía venir. El Guaje estaba agotado y el del Liverpool contaba con el gol definitivo de la Eurocopa de su parte. Torres no hizo sino confirmar que está fuera de punto, saliendo del área donde se vuelve inocuo y más dependiente del físico. España, sin embargo, trazaba desmarques con más confianza y sus jugadores de creación crecían en el partido. Iniesta, cuando no recibía golpes o se salvaba de irse a la calle (momento clave éste porque nos hubiera echado de la Final prácticamente), aparecía entre líneas con gran habilidad y peligro. En una de ésas, Heitinga se vio sobrepasado y abocado a la expulsión. Poco después, un error (para mí tremendo) de Van der Vaart como último hombre le da la opción Iniesta de decantar el partido y no perdona.

Con todo esto, si caemos en el análisis fácil, España fue superior a todas y ganó gracias a que mantuvo un modelo de juego atractivo y que debiera ser más imitado, especialmente por aquellas plantillas que cuentan con jugadores para llevarlo a cabo. Ahora bien, España no jugó bien en el concepto general del torneo. Fue claramente de menos a más en cada partido salvo en el de Alemania, donde sí dio la sensación de controlar, de dominar, de saberse superior y de plasmarlo, en definitiva, de ser un “superequipo”, y algo menos pero también ante Portugal. Ha triunfado un tipo de fútbol tan ideal que todos nos alegramos por ello, supongo que también fuera de España. Gana el fútbol con este triunfo, podríamos decir. Sin embargo, nadie debería defender que España en este Mundial ha sido un espectáculo y su nivel inalcanzable para el rival hasta el punto de conseguir la admiración unánime internacionalmente. El mundo del fútbol aplaude el éxito del ciclo más que del Mundial, donde el nivel medio de la Selección, así como sus resultados, ha sido excelente. La sensación que queda es que si no se hubiera conseguido previamente la Eurocopa, la brillantez de este triunfo hubiese sido menor y la comparación de esta Selección Española con las más grandes de la Historia quizás no se mantuviera.

Éste es el triunfo de un grupo de futbolistas que culminan un ciclo histórico apoyado en su enorme calidad técnica, táctica y humana, superando así un cambio de entrenador y un palo tan grande como es perder el primer partido del Mundial, y al que el favoritismo y el reconocimiento internacional le han generado más complicaciones de las esperadas en el terreno de juego. Hagámonos a la idea de que tal vez ya sea imposible que volvamos a ver el tiqui-taca en cada partido, con lo que igual no conviene ni esperar tanto; sin embargo, ha quedado la impronta de que España ha perseguido su esencia, la ha mantenido, la ha cuidado y ha dado sus frutos. Un ejemplo para todos aquellos equipos, de club y selecciones, que reniegan de fomentar una identidad propia con la que crecer.

Resumen del Mundial de Sudáfrica 2010

LO MEJOR

- De más a menos: tras una fase de grupos donde sólo Alemania y Argentina parecían poner el espectáculo, conforme el Mundial fue avanzando, el nivel del mismo también aumentó, a pesar de que nadie podrá decir al término del mismo que éste ha sido un Mundial de gran fútbol.

- El nivel competitivo de los “pequeños”: salvo Corea del Norte, los equipos menores han mostrado buena cara. Nueva Zelanda (única invicta del Mundial), Japón, Corea del Sur, Eslovaquia, Eslovenia e incluso Australia han competido a buen nivel.

- Momentos cumbre: la sorpresa de México ante Francia, la locura del Eslovaquia – Italia, la mano de Suárez y el fallo de Gyan, la remontada de Holanda a Brasil, el soliloquio de Alemania ante Argentina, el gol fantasma de Lampard, el gol en fuera de juego de Tévez, la recuperación de España ante Alemania…

- Sin lesiones graves: no ha habido grandes lesionados durante el Mundial. Todas las ausencias se produjeron previamente.

- Secundarios de lujo: nombres que no estaban en las quinielas inicialmente han dejado su huella en la Historia de los Mundiales: Muller, K.P. Boateng, Gyan, Honda, Busquets, Suárez…

- Rivalidad en el Pichichi y en el Balón de Oro

- El coraje de Uruguay y el golpeo de Forlán

- En fútbol no hay una única vía hacia el éxito: la suerte que ha acompañado a Holanda, el rigor defensivo y el pundonor de Uruguay, la apuesta por la posesión de España, las 2 caras de Alemania (el dominio y el repliegue), el despliegue físico de Ghana, Argentina partida en 2, el fútbol resultadista de Brasil o el bipolarismo de Estados Unidos.

- Individualidades y colectivos (compatibles): selecciones como España, Alemania o Uruguay han demostrado que se puede poner el talento de las individualidades al servicio del colectivo, contra lo que puedan pensar otras como Portugal, Argentina, Francia o Brasil, tan dependientes de la aparición de sus cracks en ataque.

- Campeón inédito: el abanico de Campeones se amplía y eso siempre es bueno. Nuevas fuerzas podrán apoyarse en el factor histórico en próximas citas. Agradecemos que haya sido España.

LO PEOR

- Jabulani: lamentable decisión de la FIFA en el diseño de un balón que no ha contentado a nadie y que tampoco ha tenido el efecto de incrementar la cifra de goles con respecto a otros años.

- Designación arbitral: mucha polémica en torno a la introducción de la ayuda tecnológica pero también acerca de los criterios de la FIFA a la hora de elegir los arbitrajes en partidos trascendentales.

- Decepción de grandes favoritas: Argentina, Brasil, Italia y Francia.

- Los cracks hicieron crash: C. Ronaldo, Kaká, Messi, Rooney, Ribery…

- Las selecciones africanas: muy mal papel de los equipos africanos en el primer Mundial que se disputa en su continente. Sólo Ghana, que se quedó a un paso del hito que hubieran supuesto las Semifinales, salvó la cara de África.

- El mal estado general del césped

- ¿MVP?: dudosas elecciones de los mejores jugadores de los partidos e incluso del 11 ideal que, en algunos casos, no se entienden más allá de la capacidad mediática de los designados.

- Exceso de precaución ofensiva: el efecto Mourinho, dicen algunos. Más allá de eso, la realidad es que demasiadas selecciones han planteado tácticas de rigor defensivo con escasa iniciativa de ataque que ha perjudicado en gran medida a sus jugadores más resolutivos y creativos (Portugal, Francia, Costa de Marfil, Italia, Brasil)

- Serbia: una de las candidatas a selección revelación se quedó en la fase de grupos con una imagen bastante gris, incluso en su victoria ante Alemania. ¿Ataque de entrenador de Antic?

- Sudamérica vs. Europa (la polémica sobre el dominio continental): se ha alimentado este histórico y absurdo debate para animar el pobre nivel del Mundial cuando el devenir de los países depende en gran medida del factor suerte (fase de grupos para Sudámerica, cruces finales para Europa) que no corresponde al nivel futbolístico de los equipos. Por ejemplo, hay consenso generalizado en cuanto a lo extraño de la eliminación de Brasil justo en su mejor partido del Mundial.

domingo, 11 de julio de 2010

Previa del Holanda - España (¡LA FINAL!)

Domingo a las 20.30 en Johannesburgo, Holanda y España disputan la Final del Mundial de Sudáfrica 2010. LA FINAL (análisis largo, en este caso, como no podía ser de otra manera).

HOLANDA

1-4-2-3-1

- Portería y defensa: a mí, personalmente, Stekelenburg me ha sorprendido gratamente. A pesar de su error en el gol de Forlán en las Semifinales, creo que su actuación ante Brasil fue clave para los tulipanes y su rendimiento durante el resto de partidos ha sido convincente cuanto menos. La línea de 4, por su parte, no me convence igualmente. Veo fragilidad por el centro, Van der Wiel no está explotando tras su gran temporada y Gio demasiado hizo con su golazo ante Uruguay. Es con toda seguridad la línea más débil del equipo.

- Mediocampo: vayamos por partes. El doble pivote formado por De Jong y Van Bommel no entusiasma a nadie. Sin apenas aportación ofensiva, este carácter defensivo se verá acentuado ante España. Preocupa especialmente la dureza con la que se está empleando Van Bommel y la permisividad que están mostrando los árbitros. En tareas defensivas, inestimable la colaboración de Kuyt en banda izquierda. Además, la ausencia de un constructor de juego le obliga a aparecer por zona central para armar el ataque en múltiples jugadas ya que los rivales suelen focalizarse más en Sneijder, lo que no le resta ánimos luego para acompañar en zonas de remate. Impresionante el Mundial de Kuyt. Sneijder, por su parte, es el jugador más en forma de los holandeses. Su gran campaña en el Inter se está viendo continuada en Sudáfrica. Sus intervenciones destacan por su intermitencia pero, a la vez, por la contundencia de las mismas. 5 goles y otras tantas asistencias para el jugador más decisivo en lo que va de torneo.

- Delantera: Robben y Van Persie, especialmente el segundo, se sienten liberados de tareas defensivas para aprovechar todo su potencial en ataque. Ambos destacan por su fragilidad y su carencia de aguante en partidos exigentes durante los 90 minutos. Por ello, Van Marwjiik les exige calidad diferencial en ataque y nivel de activación para salir rápido tras robo.

ESPAÑA

1-4-1-2-3

- Portería y defensa: Casillas cada vez está más cerca de su mejor nivel tras una temporada gris y un comienzo de Mundial dubitativo. Algo parecido a lo que le está pasando a centrales y laterales, cuyo rendimiento e impacto en el resultado está creciendo partido a partido, teniendo su máximo exponente en el gol de Puyol ante Alemania. Su liderazgo anímico y el de Piqué en lo táctico y en el rendimiento dan a este equipo una base sólida sobre la que empezar a trabajar. Además, la contribución de Piqué en la salida de balón es capital para España cuando se siente presionada o espesa. Ramos y Capdevilla, por su parte, están completando un gran torneo, especialmente el primero que ha dado un salto de calidad evidente con respecto a la Eurocopa.

- Mediocampo: los cruces que están firmando Busquets, Xabi Alonso, Xavi e Iniesta son sencillamente brillantes. Cuando baja uno, aparece otro, y viceversa, para acabar siempre los partidos demostrando que en la medular está lo mejor de esta Selección. Mención especial a Busquets y Xabi Alonso, fundamentales en la mejora del rendimiento del equipo. Cuando ellos se han complementado y entendido mejor, Xavi ha crecido porque se ha encontrado más suelto e Iniesta ha podido partir unos metros más arriba, donde desequilibra y se distingue del resto por cualidades que, hoy en día, son únicas en el planeta futbolístico. Y luego están los secundarios, que piden a gritos que el fútbol se amplíe a 15 jugadores por equipo o algo así. Parece una excentricidad que Cesc, Silva o Navas calienten banquillo juntos pero, en realidad, no lo es. Destacar el partidazo de Pedro en Semifinales. El debate no está en si con eso le basta para repetir titularidad. El análisis tiene que estar en la fragilidad defensiva de Holanda y en si no sería mejor un juego más directo ante Heitinga y Mathijsen, centrales poco contundentes y faltos de entendimiento táctico.

- Delantera: he comentado recurrentemente que a Villa le desgasta en exceso partir desde el costado. Acusa el esfuerzo defensivo y no tiene asimilados automatismos que le hagan aparecer en zona de remate cuando la jugada viene por el otro costado. Todo el mundo entiende que por ahí España pierde potencial. El problema nace del partido contra Alemania, donde Villa demostró que sufre siendo la referencia, pegándose con los centrales y asumiendo el rol de hombre gol. Torres, en ese sentido, le hacía un trabajo impagable. Ahora bien, el del Liverpool está fuera de forma y su titularidad tampoco convence, algo más hoy pues se trata de una Final y él fue el goleador español en la Eurocopa, de modo que ese factor psicológico le da chance para ser titular. En mi opinión, las características de Holanda atrás propician la entrada de Llorente. El desgaste y los espacios que el del Athletic puede generar en esa defensa son brutales. Además, sus minutos ante Portugal no ofrecen dudas de que está a punto y una segunda oportunidad no puede extrañar a nadie. Sea como fuere, Villa solo o acompañado por Torres o Llorente me parecen buenas opciones porque cualquiera de esas opciones me ofrece más seguridad que una defensa holandesa que vive en el alambre, muy adelantada, y tiene errores de concepto cuando se acula.

HOLANDA – ESPAÑA

- Se comenta que el primer gol no será decisivo por la capacidad de ambos conjuntos para ofrecer un plan B. No estoy del todo de acuerdo con eso, y me refiero al bando holandés. Creo que Holanda pone en el campo su 11 más potente y que las opciones de banquillo no mejoran en mucho lo ofrecido por los titulares. Van der Vaart en el mediocentro o Elia en el extremo no me parecen más productivos globalmente que el esfuerzo de De Jong y Van Bommel o la movilidad de Kuyt. Sólo me genera dudas el trueque Van Persie – Huntelaar, por el cual Holanda creo que sí variaría esquema y vías de hacer daño.

- España tiene que dominar la posesión y las ocasiones. Holanda no tiene argumentos defensivos para frenar el caudal de fútbol español y tan solo su excelente velocidad de contraataque (Sneijder es el mejor lanzador de contras del mundo y Robben el extremo que mejor las lee) plantea una amenaza real para España.

- Si España controla el partido (diferente que controlar la posesión), Holanda está muerta. Por un lado, porque Sneijder va a acusar el cansancio y perderá precisión cuando la tenga; por el otro, Robben es un jugador que necesita recibir constantemente para mostrar su mejor versión, llegando a desesperarse si no entra en contacto con el balón. En principio, a Holanda no le va a llegar con que uno de los dos esté bien, necesita a ambos.

- Para mí, la clave de España está en la capacidad que va a tener para situar a Villa cerca del área con opciones de remate. El Guaje es la principal arma de los españoles, su hombre gol, y necesita enchufarle a la Final para no depender de goleadores ocasionales que siempre es más complicado que aparezcan. Por otro lado, la fiabilidad de hombres como Casillas, Xavi o Iniesta en finales está contrastada y puede marcar la diferencia.

- En fase ofensiva, Holanda abusa de un automatismo: búsqueda a Sneijder en inicio de jugada, quien se vuelca en izquierda para asociarse con Kuyt y soltar a Gio; cuando consigue el balance del rival en ese costado, y con las ayudas escalonadas sobre Robben parcialmente desactivadas, Sneijder invierte en un pase largo pero duro a un Robben que ataca el 1x1 con su par.

- El balón parado indirecto no es un puntal estratégico para ninguno ya que no son habituales generadores de peligro por esa vía. Holanda, sin embargo, es muy dañina en lanzamientos directos a través de un Sneijder que es uno de los mejores lanzadores que hay actualmente.

- Si el partido pide la participación de los banquillos, España tiene más poder para cambiar el ritmo, modificar el plan o levantar el resultado. Holanda no cuenta con nombres como Cesc o Silva, algo que tiene que pesar en favor de La Roja.

- España tiene más armas y más difíciles de contrarrestar que Holanda, si bien Robben se presenta como el jugador más desequilibrante e impredecible del partido.

- Los resultados de ambas durante los últimos 2 años es prácticamente insuperable. De modo que la trayectoria no es diferencial en la Final.

- Holanda llega criticada en el juego. España, en la pegada. El partido se presenta abierto, cuanto menos.

- Yo le otorgo un cierto favoritismo a España, a pesar de que la Final hay que jugarla y la sorpresa tiene cabida. Su imagen fue más esperanzadora en Semifinales y su plantilla es más completa, equilibrada y experta. Holanda, por su parte, cuenta con los 2 mejores jugadores del fútbol de clubes este año pero tiene menor solidez como bloque, si bien éste es un déficit que penaliza más en ligas regulares que en torneo del KO. En lo que no me atrevo a meterme es en si será partidos de muchos o pocos goles porque, si bien ninguna se ha mostrado especialmente goleadora en el Mundial, veo pegada en ambos bandos capaz de hacer daño al otro por las características de defensas y atacantes. Si el partido entrara en esa dinámica de “a ver quién marca más”, la balanza se equilibra y España se pone en la cuerda floja. A tumba abierta, Holanda tiene mejor uno contra uno y más gol en sus individualidades.