viernes, 2 de julio de 2010

Holanda 2 - Brasil 1 (¿Qué le pasó a Brasil en el vestuario?)

Holanda 2 - Brasil 1, y Holanda se cruzará en Semifinales del Mundial con el ganador del Uruguay - Ghana que se juega en un rato.

Partido espectacular el que ha tenido lugar en el primer Cuarto de final de este Mundial de Sudáfrica que está creciendo de nivel conforme se suceden los cruces. Estoy pensando cómo estructurar la crónica para que me quede coherente el discurso pero, francamente, no lo veo posible. Hay una pregunta sin respuesta que me queda en el aire y hace que esto no tenga sentido: ¿Qué le pasó a Brasil en el vestuario? o ¿Qué le hicieron a Brasil en el descanso? o ¡¿Qué les dijiste, Dunga?!

Sea como fuera, partido con 2 partes muy bien diferenciadas. La primera, corresponde a la mejor primera mitad que ha firmado una selección en este campeonato, la de Brasil. Dominio aplastante en el juego, en el ritmo, en la agresividad, en las ocasiones, en las disputas. En todo. Brasil fue netamente superior a una Holanda que, más allá de que no saliera muy enchufada al partido, no encontró su identidad. Más bien, Brasil le cortó las vías de penetración habituales y provocó que Holanda se volviera vulgar, un conjunto totalmente desdibujado. Con Robben y Kuyt prácticamente de laterales, Holanda se quedó sin punch arriba. Desaparecido Sneijder y con Van Persie en una cruzada individual por redimirse de un gris torneo hasta el momento, Holanda deambuló sin ideas por el campo.

Brasil, por su parte, se agarró a la agresividad de Alves y Maicon, a la brillantez de Robinho y al mejor partido de Kaká en la temporada. Con Gilberto Silva y Felipe Melo muy oportunos en las ayudas a Bastos para frenar a Robben y menos torpes de lo habitual en la salida de balón, y con Juan y Lucio en la buena línea mostrada en los encuentros anteriores, apenas sufrió atrás. El gol, que es una evidencia de la fragilidad defensiva de los tulipanes, fue demasiado poco fruto para una canarinha que dejaba sin argumentos a los detractores de Dunga.

MOMENTO CLAVE: el árbitro pita y nos vamos al descanso.

Como si te tratará de un remake de la película Space Jam, donde unos monstruitos le quitan sus habilidades a varias estrellas de la NBA, Brasil volvió de la reanudación totalmente distinta. No sabemos si esto fue así por el temprano gol holandés, tras fallo garrafal de Julio César, o fue una actitud que ya traían, el caso es que la indolencia con la que jugaron y de la que no fueron capaces de desperezarse en todos los segundos 45 minutos les sacó de este Mundial. Los holandeses, sin bordar el fútbol y sólo aprovechando otro error de marcaje en un córner bien sacado por Robben, habían dado la vuelta al marcador. La mayor estupidez de lo que va de torneo personificada en Felipe Melo dejaba a Brasil con un jugador menos y una montaña que subir por delante. Únicamente Dani Alves dio la sensación de mostrarse herido en su orgullo y aprovechar eso en su favor, pero estuvo muy solo en su intentona. Con Maicon y Kaká acelerados, Robinho desquiciado en tareas defensivas y un Luis Fabiano que no había recibido un balón en condiciones durante demasiado tiempo, Brasil mostró carencias y apenas dio la impresión de poder hacer algo.

Holanda pudo sentenciar en un par de ocasiones de patio de colegio. El egoísmo de Van Persie y la lentitud de Huntelaar evitaron un resultado más amplio.

En mi opinión, Dirk Kuyt MVP del partido, por encima de un Sneijder que ha jugado muy bien en la segunda mitad y de un Robben que causa pánico en sus oponentes cuando encara. Pero es que el del Liverpool ha hecho un derroche físico impresionante, ayudando a Gio en la banda derecha en su persecución continua a Maicon y apareciendo constantemente en el ataque holandés, generando espacios, tirando desmarques, llegando a zona de remate y peinando la bola en el segundo tanto. Impresionante, repito, el partido de este Kuyt cuya pronunciación crea tanta controversia en España.

En términos globales, creo que lo justo hubiera sido que pasara Brasil. Ha demostrado ser mejor selección, más solidez, más recursos, más difícil de batir en definitiva. Sin embargo, esto es fútbol y 45 minutos malos te mandan a casa. El Mundial penaliza y ahí, donde tantas veces ha sido maestro, Brasil ha fallado y se queda fuera.

No hay comentarios: