domingo, 4 de julio de 2010

Paraguay 0 - España 1

Que no nos pueda la emoción de estar en Semifinales. España ayer decepcionó ligeramente. Si bien el resultado final fue el que todos queríamos, la imagen ofrecida fue francamente mala.

Leo la prensa y, por lo general, todos coinciden en que la entrada de Cesc fue para mejor. La realidad es que coincidió con el momento loco de los penalties y, a partir de ahí, España se activó bastante más. Ver la cuota de impacto que tuvo Cesc en ese despertar es complicado. Yo, personalmente, le vi aparecer más bien poco, con escasa participación en la creación y en el último pase. Con su entrada, Xavi e Iniesta crecieron pero no tengo muy claro que la aparición de Cesc tuviera algo que ver. Es más, Pedro refrescó más el partido que él.

Digo todo esto no como una crítica a Cesc (jugador que me vuelve loco) sino a colación con el inminente debate acerca de la titularidad ante Alemania de Torres. Como no quiero jugar a ser adivino, voy a comentar lo que a mí me gustaría que hiciera Del Bosque, más allá de lo que finalmente prepare para el choque contra Alemania.

En mi opinión, ya son demasiadas primeras partes tiradas a la basura. España no controla el ritmo, la posesión, los balones divididos ni las ocasiones de gol. Los rivales nos salen agresivos, lógicamente, y ante ese toro lidiamos mal. Dicen los expertos que a España le van mejor los equipos que juegan abiertos que los encerrados. No estoy del todo de acuerdo. A España le van mejor los equipos que defienden por acumulación de jugadores y tapados líneas de pase que aquéllos que plantean una presión basada en la agresividad hacia el poseedor del balón. Tenemos jugadores que son maestros en jugar a un toque y pensar rapidísimo; sin embargo, cuando al segundo de recibir el balón tienes ya un tío encima, esa cualidad te sirve para no perderlo pero no para generar peligro. Xavi, Iniesta, Alonso y Busquets no cometen muchos errores pero ante equipos que les presionan directamente al balón, sufren para batir líneas, volviéndose constante el apoyo en los centrales.

Por esto, creo que contra Alemania sería importante renunciar a un punta y jugar con Villa centrado. El guaje se está desgastando en exceso desde el extremo donde además es más cómodo para el rival hacerle el 2 contra 1. Torres, por su parte, está tan falto de ritmo, chispa y sensación de peligro que lo mejor es sentarle a la espera de que el partido se abra y encuentre su momento en la segunda parte. Esto tiene otra lectura, y es que Torres desde el banquillo se convierte en la primera opción en las sustituciones, cerrando la posibilidad a un Llorente que con Portugal demostró estar dispuesto.

Esto arriba, donde el problema, para mí, es menor que en mediocampo. Urge incluir otro jugador entre líneas que empuje a Xavi a bajar unos metros y agilizar la creación y libere a Iniesta de tener que aparecer por todo el ancho en 3/4 de campo. Iniesta debe jugar libre pero resulta más efectivo si sus compañeros le referencian bien en izquierda, bien en derecha. Y si ves la situación como la veo yo, coincidiremos en que la solución es Silva. No ha vuelto aparecer desde el debut mundialista y cerrado ya su pase al Manchester City, debería estar completamente entregado a la idea de dar el salto de calidad que le está faltando a la selección. Las opciones de Navas, Pedro o Mata estarían desechadas ya que la idea no es tanto abrir el campo, donde Ramos y Capdevilla demostraron ayer que pueden aparecer, sino controlar el ritmo y mover a las defensas. Por ello, Cesc tampoco sería mi elegido. Fábregas no cuaja del todo en la espesura que quiera alcanzar España. Brilla en un Arsenal muy vertical, donde va y viene y aparece por todos lados. La selección es más otra cosa, más horizontal. En cierto modo, se desaprovechan las cualidades que le han colocado como un crack internacional. Silva, por su parte, ofrece combinación en zona central, desequilibrio en 1 x 1 y disparo desde fuera. Su entendimiento con Villa es espectacular, otro punto a favor. Tampoco me hacen falta muchos más argumentos para saber que Silva sería mi hombre.

Ahora toca coger el nivel de activación de la última media hora contra Paraguay, la moral que da una victoria trabajada e históricamente importante, la fiabilidad de Casillas, la efectividad de Villa, a los crecientes Xavi e Iniesta y a un Piqué que está espléndido en el corte, analizar a nuestros 23 y a sus 23 y añadirle a la mezcla ese "otro poco más" que nos hace falta para tumbar a Alemania y plantarnos en la Final del Mundial de Sudáfrica 2010. Vicente del Bosque tiene que trabajar la psicología sobretodo ya que el fútbol está por salir de los futbolistas. La táctica es la que es y es perfectamente válida con el perfil de la plantilla y ante el partido que se viene encima. Ya haremos la previa en unos días, pero España tiene buenas opciones ante Alemania y explotarlas será su mérito.

No hay comentarios: