martes, 14 de septiembre de 2010

Liga BBVA: El Bipartidismo (Jornada 2)

Tras una primera jornada en la que se cumplieron los pronósticos, es decir, el Barcelona ganó y convenció en la misma línea de la temporada pasada y el Real Madrid mostró que está por acoplarse, la Jornada 2 ha vertido nuevos detalles acerca de la trayectoria de los dos grandes del fútbol español y, por ende, de la Liga BBVA. Es muy temprano para hablar concluyentemente sobre cualquier equipo pero sí es cierto que la tendencia actual lleva a pensar que este año no habrá tanta desigualdad como el curso anterior o, al menos, récord de puntos.

El Real Madrid muestra ambición en su juego a partir de una solidez defensiva que, si bien no da los puntos de tres en tres, supone que no los pierdas y eso es una gran base sobre la que ir creciendo. De momento no genera muchas ocasiones ni tampoco muy claras pero se puede decir que ha controlado ambos partidos, más allá de la estética mostrada. La mejor y la peor noticia a la vez es que sus mejores jugadores en las dos primeras jornadas ocupan la misma demarcación: Canales y Ozil. Ambos han demostrado personalidad y son del gusto del Bernabeu; sin embargo, sus condiciones no son diferenciales aún y eso hace que el equipo eche de menos los goles de Higuaín y Cristiano Ronaldo principalmente. Además, el doble pivote complica mucho dar cabida a un sistema con ambos ya que, a pesar de ser jugadores móviles, no tienen capacidad física ni conceptos defensivos sólidos, con lo que habría una notoria desocupación de las bandas y las coberturas en los costados serían complejas colectivamente.

El Barcelona se llevó un buen disgusto ante el Hércules, en parte por el rigor defensivo y la eficacia arriba de los alicantinos, en parte por despistes propios, el primero y más grave no tomarse del todo en serio el partido. Guardiola reservó pero no fue el único, ya que los jugadores fueron los primeros en guardarse intensidad y concentración. Ninguno de los desequilibradores hizo un buen papel y eso hizo que la gente se acordara de que faltaba Xavi. Al descanso apareció para ayudar a embotellar a un Hércules que salió en la segunda mitad predispuesto a ello con toda la mala intención del mundo, mostrando en el 0-2 que el planteamiento de Esteban Vigo constaba de fase defensiva y de fase ofensiva, para los que quieran buscar comparaciones con el planteamiento de Mourinho en el Barcelona - Inter de Milán del año pasado. Lo mejor para el Barça, que son muy buenos y juegan de memoria. Lo peor, que los rivales se conocen el camino para complicarle las cosas y que Guardiola, una vez más, va a tener que reinventar la estrategia en busca de novedades que le permitan optar a todo con una plantilla relativamente corta.

Entre hoy y mañana, primer partido de Champions League para cambiar sensaciones. El Barcelona tiene a priori un partido sencillo ante un Panathinaikos al que sí se tomará como un rival complicado cuando toque viajar a Grecia. Leo en la prensa que Guardiola piensa salir con todo. Me cuesta adivinar qué es "todo" en este Barça donde al menos 14 jugadores son titulares naturales. El Real Madrid también inicia de local, en su caso ante el Ajax de Amsterdam, equipo que nada tiene que ver con el que deslumbrara a Europa años atrás pero que tiene opciones reales de pasar la fase de grupos y así quiere mandar un mensaje a Milán y Auxerre. Por otro lado, sin Luis Suárez ni Vertonghen tendrán muchas dificultades para puntuar en el Bernabéu.

El próximo fin de semana, FC Barcelona y Real Madrid tendrán que mejorar sensiblemente su imagen ya que esperan dos visitas complicadas al Vicente Calderón y a Anoeta, respectivamente, encuentros que alimentarán de nuevo el debate sobre la liga bipartidista (o no).

No hay comentarios: